• Ley de arrendamientos urbanos, ¿Qué hay que saber?

  • Todos los contratos de arrendamientos y aquellas negociaciones para el alquiler de una vivienda o local comercial deben ser contempladas dentro del marco legal que establecen las normativas concebidas en la Ley de Arrendamientos, la cual consta de una serie de estatutos y normativas establecidas jurídicamente y que deben ser obligatoriamente respetadas al momento de redactar un contrato para el arrendamiento o alquiler de un inmueble.

    Arrendamientos Urbanos

    Las leyes de arrendamiento urbano han sido reformadas en múltiples ocasiones con el paso de los años y dependiendo de la fecha en la que fue elaborado el contrato de alquiler estas leyes tendrán rigor legal exceptuando ciertos artículos específicos que hayan sido completamente renovados en las nuevas reformas de las leyes.

    Estas normativas rigen no solo los arrendamientos de viviendas o fincas urbanas sino también el alquiler de establecimientos comerciales, es decir, las infraestructuras que no están destinadas para el hospedaje de individuos sino para que en dicha edificación se lleven a cabo diferentes actividades lucrativas industriales, empresariales o comerciales.

    Renta y las actualizaciones de la misma

    En el transcurso de un contrato de alquiler de un inmueble la renta mensual que se estableció por el mismo permanecerá invariable e inmutable hasta que se cumpla el periodo anual de vigencia del contrato del arrendamiento dependiendo de las condiciones establecidas en el mismo, por lo que al llegar a este periodo o fecha el arrendador puede reunirse con el arrendatario para negociar la actualización del precio de la renta.

    Cuando las partes de este convenio o contrato no logran concordar en una resolución conveniente para actualizar la renta se deberá apelar por el índice de variación de los precios de consumos experimentados en el país durante el último año previo a la actualización de la renta, anulando de esta forma la renta anterior.

    Una vez actualizado el coste de la renta del alquiler el arrendador se encargará de notificar a su inquilino la variación ejercida en el precio de la renta, que debe ser abalada por el instituto de estadísticas, y por último el arrendatario deberá cumplir con lo establecido en la nueva renta en la próxima mensualidad.

    Duración de los arrendamientos

    La duración de los contratos de alquiler o arrendamiento pueden ser acordadas de forma voluntaria por ambas partes del contrato, sin embargo, es preciso destacar que la ley ha establecido un periodo de tiempo mínimo para proteger la integridad y los derechos del inquilino, el cual es de aproximadamente cinco años.

    En el caso de que se establezca un lapso de tiempo inferior a los cinco años en el contrato del arrendamiento, en arrendatario tiene la posibilidad de solicitar una prórroga adicional de un año más de alquiler hasta que complete los cinco años mínimos establecidos por la ley, luego de lo cual el propietario de la vivienda tendrá toda la libertad de no renovar el alquiler.

    Arrendamientos para deudores hipotecarios

    Los deudores que posean una hipoteca por sus inmuebles pueden emplear dichas infraestructuras como forma o medio para saldar sus deudas gracias a los estatutos del código de Buenas Practicas, el cual permite el pago de deudas con viviendas hipotecadas. Dicho código exige que las entidades bancarias o la contraparte de la deuda acepten los bienes hipotecados como método de cancelación de deudas.

    Cuando el deudor utiliza su inmueble como dación para saldar sus deudas tiene la posibilidad de optar por un arrendamiento temporal en su inmueble mientras logra estabilizar su condición económica para conseguir un nuevo hogar permanente. Este arrendamiento de circunstancias especiales le permitirá al deudor ser inquilino de su propio inmueble a pesar de haber cancelado la deuda con el mismo y tendrá una estadía en el mismo de alrededor de dos años en los cuales tendrá que pagar una renta cada año del 3% de la deuda total.

    A diferencia de otros tipos de arrendamiento, este alquiler especial para los deudores que emplea la dación de pagos con su vivienda tiene una duración máxima de dos años, por lo que pasado dicho periodo de tiempo el deudor no podrá exigir la renovación del contrato y deberá desalojar el inmueble.

    Desistimiento de los contratos en el ámbito matrimonial

    Es necesario destacar que la Ley de Arrendamientos Urbanos protege a las familias, conyugues y relaciones consanguíneas en lo que respecta a los problemas e injusticias que pueden presentarse con el arrendamiento de una vivienda en específico. Uno de los inconvenientes más frecuentes que se presenta con los alquileres surge de la ruptura de las relaciones matrimoniales ya que en dichas situaciones el conyugue que no es el arrendatario oficial de la vivienda puede ser afectado por la actitud o las decisiones que elija el conyugue arrendatario.

    Cuando se formaliza un divorcio ante la legislación civil del estado se establecen una serie de condiciones que deben respetar ambas partes de la separación entre las cuales destacan el uso de la vivienda arrendada, por lo que a pesar de que uno de los conyugues no sea el arrendatario, este tendrá derecho de disfrutar de dicho inmueble.

    Independientemente de quien cuál de los conyugues haya sido el responsable de la firma del contrato de alquiler, la legislación civil determinará en base a un análisis profuso quien será el nuevo titular del contrato, el cual tendrá derecho de ser el habitante permanente de la vivienda alquilada. En estas situaciones, luego de haber obtenido al pertinente resolución oficial y judicial se le notificara al arrendador la situación actual del disuelto matrimonio y de cómo dicha separación afectara al contrato del arrendamiento.

    Arrendamiento para parejas de hecho

    En los casos en los que el individuo que cumple el rol de ser el arrendatario de la vivienda ya no pueda continuar siendo el titular del contrato, por ejemplo, cuando se presenta el fallecimiento del mismo, las parejas de hecho pasaran a ser los beneficiarios priorizados para optar por la titularidad y la continuación del contrato de alquiler en Vallecas. Las parejas de hecho están representadas por aquellos conyugues que habitaron con el arrendatario durante un periodo de tiempo mínimo de dos años, o, por el contrario, en caso de ser descendientes del arrendatario solo será necesario la condición de convivencia independientemente de la duración de la misma.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
LLÁMANOS DESDE AQUÍ